¿ESTÁS BUSCANDO ALGO Y NO SABES DÓNDE ENCONTRARLO? PRUEBA NUESTRO BUSCADOR

Suscríbete al Blog de PUNTOCOMA

domingo, abril 10, 2016

50º ANIVERSARIO DE LA CAPILLA CLÁSICA DE LEÓN - Y POR FIN LLEGÓ EL DÍA DEL CONCIERTO!

Las fotos de esta entrada, cortesía de Marisa Valbuena

Felicitar una vez más a la Capilla Clásica de León por estos cincuenta primeros años de actividad y entrega.


Y felicitar a todos quienes habéis participado en el concierto: los solistas, Elena Martín García, soprano, Maite Maruri, mezzo, Javier Centeno, tenor y Luis Santana, barítono, a Toni Escoriza, órgano, a todos los componentes de la Orquesta Juventudes Musicales-Universidad de León, a la Capilla Clásica y a su directora Elena F. Delgado: ha sido un privilegio ponerme al frente de todos.

foto cortesía de Miguel Fernández Llamazares

Espero que a pesar del frío ambiental, que no emocional, hayáis disfrutado llenando con la música de Dvorak las naves de la Catedral. Agradecer también a todas las personas que han colaborado en la organización de este concierto y al público que respondió masivamente a esta celebración: hacer música en la Catedral es siempre un reto y momento muy especial.


Desde el Blog de PUNTOCOMA, nos gustaría dedicar en este cumpleaños a todos los componentes de la Capilla Clásica, un poema de Antonio Pereira:

Os he admirado siempre, convecinos

de la mañana, hermanos del trabajo
durante el día, que al caer la noche
como un cansado párpado
sobre el sueño de la ciudad,
aún guardáis una brasa en vuestra sangre
para avivar la hoguera solidaria. 

Os veo por las calles desoladas, 
uno a uno, de prisa, sin pareja,
llevando bajo el brazo las canciones 
junto al calor de vuestro pecho tímido. 
Luego os juntáis, y crece vuestra fuerza, 
como si de las manos enlazados 
hicierais corro a un fuego misterioso.

Cuando oigo vuestro canto, no me basta
su hermosura.
Sois vosotros lo bello,
hombres de los metales con los ojos cansados, 
muchachas del telar, delgados aspirantes
al turno sudoroso de los días,
que cada noche os apretáis en torno
de una bandera clara donde cuelga
la amistad sus corbatas de colores.

Este himno os debía. Si no vale
la voz de un hombre solo, hacedme sitio
para que cante hermano con vosotros.