¿ESTÁS BUSCANDO ALGO Y NO SABES DÓNDE ENCONTRARLO? PRUEBA NUESTRO BUSCADOR

Suscríbete al Blog de PUNTOCOMA

miércoles, mayo 31, 2006

LA CARA OCULTA DE BROKEN WIRE



Artículo de Óscar Xiberta Soto publicado en la revista CAMPUS para poder conocer en profundidad TODO LO QUE SE ESCONDE tras las dos palabras fatídicas BROKEN WIRE
==================================

Estos últimos días ha sido noticia en los medios locales y nacionales la presentación del cortometraje "Broken Wire" dirigido por el profesor de 3D y composición digital Juan Carlos Mostaza, y proyectado durante la primera semana de Mayo en el teatro Emperador. Debido a las condiciones tan interesantes en las que se ha gestado este proyecto, su evolución, y las nuevas tecnologías desarrolladas durante su realización como ayuda a tal empresa, hemos decidido, como ampliación a la información aparecida en la prensa e Internet, elaborar un completo reportaje que muestre lo que hay, como suele decirse en el mundo del cine, detrás de las cámaras" de estos 8 minutos de imagen digital que tanto están dando que hablar.

...Entra en ESTE ENLACE para leer el resto del artículo.

1 comentario:

JuanLuisGarcia dijo...

Creación y realización del cortometraje
---------------------------------------
En un principio, Juan Carlos Mostaza ideó la historia y escribió una sinopsis. Al mismo tiempo diseñó el aspecto característico de los personajes
y realizó animaciones de prueba con ellos, así como ensayos de atmósfera e iluminación en determinados escenarios. Más tarde se puso en contacto con Guiana Fernández (actualmente trabajando como jefa de producción), y entre los dos crearon el guión definitivo. Una vez hecho el guión, el director se puso en contacto con el dibujante y animador Miguel Lasangre en Valladolid, que plasmó toda la historia visualmente en forma de cientos de dibujos siguiendo las precisas indicaciones de Juan Carlos, lo que dio como resultado un detallado storyboard.

El siguiente paso fue elaborar una serie de montajes previos de la imagen sin texturas ni iluminación, simplemente para comprobar el ritmo de la narración y para ir añadiendo el sonido ambiente (pasos, respiraciones, murmullos...). Del apartado de sonido se encargó Miguel González, para lo cual mezcló grabaciones reales con bibliotecas de sonidos ya existentes. A partir de ahí se realizaron tres versiones de montaje, alargando o acortando escenas, o cambiando planos de sitio, con lo que hubo sonidos que también se tuvieron que eliminar.

Mientras se realizaban los previos de montaje se contactó con Oscar Xiberta Soto, que compondría y orquestaría
una banda sonora de marcado carácter dramático. El director tenía ya muy clara la música que deseaba, especialmente la de una escena en concreto, con lo que se la describió al compositor y éste se puso a trabajar con ella mientras se terminaban los previos. Una vez acabados éstos, el director se los proporcionó y se adaptaron las ideas musicales de esa escena a su duración correspondiente, y ya se compusieron el resto de los temas según los tiempos que marcaba la imagen.

El apartado de imagen ya estaba totalmente terminado y renderizado a la hora de grabar la banda sonora. La interpretación de esta música correría a cargo de la Orquesta de Juventudes Musicales de la Universidad de León, dirigida por Juan Luis García, y la grabación sería realizada por Jorge Pérez, con la colaboración de varias personas, como Pablo vega o Pelayo Tahoces. Una vez finalizada la grabación, Jorge Pérez sería también el encargado de todo el laborioso trabajo de remasterización y limpieza de la misma, eliminando ruidos, corrigiendo desperfectos, y añadiendo volumen sonoro.

Así pues, después de la incorporación y ajuste de la música a la imagen por Miguel González, el cortometraje como tal estaría completamente finalizado y almacenado en formato digital.

Proceso de copia a negativo de cine (35 mm)
-------------------------------------------
El paso de formato digital a rollo de película de 35 milímetros para exhibirlo en salas de cine (lo que se conoce como "transfer") se realizó en Madrid, el resultado de este proceso fue la obtención de un negativo de imagen aislada, sin sonido, con una resolución de 1828x1556.

La decisión de "rodar" toda la película en cinemascope fue un reto personal de su director, ya que el scope es el mayor de los formatos cinematográficos clásicos (excluyendo otros formatos especiales como por ejemplo, el IMAX), utilizado tradicionalmente en las grandes superproducciones épicas y de aventuras como los westerns o el cine de romanos. Su característica forma tan estirada por los lados es perfecta para abarcar extensos planos generales y explotar al 100% enormes y grandiosos escenarios. Es por ello que la utilización de dicho formato para narrar una historia más bien íntima
es todo un desafío, ya que la composición de un plano no general en scope es más compleja al haber mucho más espacio que "llenar"
, pero tiene la ventaja de que el reusultado gana en estética, atrae en mayor medida la atención del espectador debido a que éste tiene que recorrer con la vista un espacio más amplio, y añade espectacularidad a los planos generales, algo que siempre fue uno de los objetivos de Mostaza.

Por otra parte, se decidió mezclar la banda de sonido en Dolby Digital
ya que, si no se habían escatimado medios al seleccionar un formato de imagen de la más alta calidad, tampoco se haría a la hora de
presentar el sonido ambiente y la música de la manera más espectacular. Dicha mezcla también se llevó a cabo en Madrid, por personal autorizado de Dolby en España y habituales mezcladores de películas de directores tan conocidos como Pedro Almodóvar. De aquí resulta una grabación con todo el sonido del cortometraje en formato digital y se obtiene una licencia especial concedida desde Londres que permitirá incluir el familiar logotipo de Dolby en los créditos finales del producto acabado.

Una vez conseguido el negativo de la imagen por un lado y la banda de sonido en digital por otro, se llevan a un laboratorio, donde se unen y se sincronizan dando como resultado el clásico rollo de película de 35 milímetros que todos conocemos, y se realizan las copias necesarias.

Cabe destacar que para toda la parte relativa a la imagen no fue necesario ningún tipo de financiación, dado que fue realizada enteramente por el mismo Juan Carlos en su ordenador portátil
. Pero el que este cortometraje haya sido un proyecto personal realizado por cada uno de sus integrantes en su tiempo libre y de una manera totalmente vocacional no significa que no haya tenido importantes gastos económicos.
Se contó con la empresa Maxinema como productora, mientras que la labor de búsqueda de recursos económicos, materiales y humanos, necesarios para realizar el cortometraje y su posterior promoción y distribución recayó sobre Guiana Fernández, su productora ejecutiva.

La tecnología de Broken Wire
----------------------------
Uno de los objetivos principales ha sido siempre dotar al cortometraje de un aspecto visual totalmente profesional. Para garantizar ese acabado de calidad en un tiempo razonable haría falta contar con un equipo de animadores y modeladores de varias personas, y unos equipos de captura de movimiento que incluirían varias cámaras profesionales y toda una infraestructura de sensores, fondos, y varios ordenadores. Como no se disponían de estos medios, Juan Carlos Mostaza optó por desarrollar una serie de tecnologías que hicieran posible que toda esa carga de trabajo fuera realizada por una sola persona, él mismo, disminuyendo enormemente el

tiempo de producción y los costes. Fueron dos las tecnologías principales que se desarrollaron y aplicaron para conseguir esta optimización de la tarea: Dynamic Noise Channels (Canales de ruido dinámico), y Rotoscope Supported by Skin Tracking (rotoscopia con soporte para tracking de piel).

Dynamic Noise Channels es una invención de Mostaza que puede reducir el tiempo de renderizado hasta 10 veces. Aparte, genera "ruido" en la imagen a distintas profundidades con respecto a la colocación de la cámara, con lo que consigue simular el polvo del aire, siendo capaz de reproducir atmósferas densas, e incluyendo ciertas "aberraciones" en la imagen que imitan el comportamiento de las cámaras de cine reales.

En un proceso típico de producción 3D, lo que se hace tradicionalmente es aplicar la llamada "radiosidad", que imita el comportamiento de la luz real y sus rebotes contra los cuerpos, se renderiza la imagen, y después se le añade el ruido y las imperfecciones. Para Broken Wire se sustituyó todo lo anterior por el nuevo sistema de Dynamic Noise Channels de Juan Carlos y se consiguió el mismo resultado incluso en menos tiempo.

La segunda novedad tecnológica aprovechada en la realización de este cortometraje tiene relación con la tesis doctoral de Juan Carlos Mostaza. Dicha tesis comprende un trabajo de investigación y recopilación de todos los métodos de captura de movimiento con una sola cámara y sin sensores, y la implementación en MATLAB de dos de ellos: la esqueletonización y la detección de piel, siendo este último el usado en Broken Wire. La programación de este método de captura de movimiemto incluye un algoritmo que coge como parámetro el vídeo inicial de la persona capturada, y devuelve otro vídeo en forma de máscara donde aparecen únicamente los segmentos de piel representados mediante manchas rojas.

La captura de movimiento por detección de piel, en sí, no es ninguna novedad sino todo lo contrario. Lo realmente novedoso del proceso desarrollado por Mostaza ha sido combinar este sistema de captura con lo que se llama un "esqueleto de cinemáticas inversas". Todo esto da como resultado una figura esquemática en 3D
(esqueleto) que tiene las extremidades u otras partes del cuerpo fijadas a las manchas rojas correspondientes devueltas por el algoritmo de captura de piel, y que, mediante un proceso de tracking (seguimiento de un patrón de imagen) se mueve imitando el movimiento capturado; pero además, al usar esqueleto de cinemáticas inversas, el movimiento no se reduce solamente a las zonas de piel capturadas, sino que el resto del esquema 3D en su totalidad responde moviéndose en relación a esas zonas de la manera más natural, utilizando para ello métodos probabilísticos. El resultado es la tecnología bautizada como "Rotoscope Supported by Skin Tracking".

A pesar del alto grado de automatización que se consigue con este proceso, también tiene sus limitaciones, la más importante de ellas es que la fuente de la captura de movimiento es en dos dimensiones (un vídeo normal). Con esto se hace necesario cierta intervención de un operador humano para pulir algunos detalles, como añadir profundidad donde sea necesario, o retocar el movimiento del esqueleto en caso de que se quisiera que el movimiento de alguna parte de él fuera no natural. Pero estas intervenciones son mínimas y con todo, se reduce muchísimo la carga de trabajo.

Por supuesto, toda la complicación, la investigación, y el tiempo invertidos por Mostaza en el desarrollo de estos métodos podría haberse evitado simplemente usando un equipo profesional de captura de movimiento con sensores y varias cámaras, pero dado el elevadísimo coste de esta tecnología, que sólo está al alcance de producciones cinematográficas con un amplio presupuesto, decidió recurrir al ingenio para no quedarse sin la oportunidad de utilizar un sistema de captura de movimiento real para aplicarlo en su cortometraje.

El recorrido de Broken Wire
---------------------------
Este cortometraje, como quien dice, apenas ha comenzado a andar, pero tenemos el inmenso placer de anunciar que en sus aproximadamente dos meses de vida ya ha sido galardonado en cuatro ocasiones: con el Premio especial del Jurado en el festival de Saldaña, ha resultado ganador de la II Semana de Cine de Toreno, y recientemente ha conseguido el Premio a la Mejor Banda Sonora en el XII Festival de cine Ibérico de Badajoz y el tercer premio en el VII Certamen Nacional Fernando Quiñones de Cádiz. Además ha sido seleccionado en varios festivales nacionales e internacionales en ciudades como Alicante, Roma, Tokyo o Annecy (Francia), considerado como el festival de animación más importante del mundo.

Esperamos que siga cosechando éxitos en su camino como hasta ahora, y ante todo, que el público que tenga la oportunidad de ver este cortometraje, disfrute con cada uno de estos 8 minutos de ilusión, trabajo, vocación, y sobre todo, cine.

OSCAR X.S.