¿ESTÁS BUSCANDO ALGO Y NO SABES DÓNDE ENCONTRARLO? PRUEBA NUESTRO BUSCADOR

Suscríbete al Blog de PUNTOCOMA

domingo, noviembre 05, 2006

EL ENIGMA DEL "CÓDIGO" RICCIOTTI - PERGOLESI

Una de las obras incluídas en el programa de la Orquesta JJMM-ULE para el concierto de Bembibre el viernes 10 de noviembre tiene una historia llena de enigmas:

el Concertino para cuatro violines y cuerdas

publicado por la editorial Baerenreiter, y atribuido en un principio a uno de estos dos personajes: Carlo Ricciotti o Giovanni Battista Pergolesi.

En 1980 se descubrió la solución a este enigma.

Entra en ESTE ENLACE para conocer todos los detalles de esta curiosa historia, algunos contados por el propio compositor.

1 comentario:

JuanLuisGarcia dijo...

Unico Willem van Wassenaer
1692-1766
"Partituras de mis conciertos, editadas por el Signor Ricciotti. Estos conciertos fueron compuestos en diferentes fechas entre 1725 y 1740. Cuando estuvieron listos, los llevé al encuentro musical organizado en La Haya por Mr Bentinck, yo mismo y otros caballeros extranjeros. Ricciotti tocó la parte de primer violín. Después le permití hacer una copia de los conciertos. Cuando estuvieron los seis conciertos preparados, me pidió permiso para imprimirlos. Tras mi negativa, consiguió la ayuda de Mr Bentinck, a cuyos insistentes requerimientos finalmente consentí, con la condición de que mi nombre no apareciera en lugar alguno de las copias, y que pusiera su nombre en ellas, como finalmente se hizo. Mr Bentinck quería dedicarme los conciertos; lo rechacé firmemente, tras lo cual decidió que Ricciotti se los dedicara a él. Aún así, estos conciertos fueron publicados en contra de mi voluntad. Algunos son tolerables, algunos mediocres, otros son deplorables. Si no se hubieran publicado, quizás habría corregido los defectos que contienen, aunque finalmente otros asuntos no me dejaron tranquilidad suficiente para entretenerme con ellos, y habría podido ofender a su editor."


En 1980, el musicólogo danés Alfred Dunning estaba investigando en la biblioteca de palacio en Twickel en Holanda. Ahí descubrió las partituras de los seis conciertos, con el prólogo del compositor que acabamos de citar, con el que se contestan las dos cuestiones que han sido un quebradero de cabeza para los musicologos: quién compuso estos conciertos, y por qué no se había identificado a sí mismo el compositor. De hecho, el prólogo revelaba que el compositor había ocultado deliberadamente su identidad. Las investigaciones de Dunning están documentadas en su publicación "El Conde Unico Wilhelm van Wassenaer. Un maestro desenmascarado, o la solución del puzzle Pergolesi-Ricciotti" (Buren, 1980)
Tras años de atribuir equivocadament los Seis Concerti Armonici, primero al violinista/editor Ricciotti, y posteriormente a Pergolesi, la verdadera identidad del compositor fue así pues establecida sin duda alguna, junto con la probable razón que explica el anonimato y la consiguiente confusión: una sencilla cuestión de modestia por parte del autor!

Los Van Wassenaer fueron, y siguen siendo una de las más distinguidas familias de Holanda, con una línea conocida de antepasados que llegan al año 1200. En un principio la familia perteneció a la nobleza rural, llegando a conquistar poder e influencia durante la rebelión holandesa contra España entre 1568 y 1648.

Unico Willem nació el 2 de noviembre de 1692 en Delden (Holanda) en el seno de una familia de generales, almirantes y otros personajes de alta alcurnia en el gobierno de la República Holandesa.

Su padre fue general, y más tarde diplomático en diferentes cortes en Alemania, donde florecían el lujo y las artes. En varias ocasiones se llevó a sus hijos con él, y sin duda alguna, fueron influidos e inspirados por esa experiencia. El joven Unico Willem pudo disfrutar de diversos estímulos musicales en un primer periodo de residencia en Düsseldorf, y durante un largo viaje a través de Alemania, Francia y posiblemente Italia (1717-18). Fue además alumno del entonces famoso Quirinus van Blankenburg; otros miembros de la familia Van Wassenaer recibieron lecciones de este profesor de clave.

Unico Willem y su hermano mayor Johan Hendrik tenían una tía, Agnes (hermana de su padre) que les crió tras la temprana muerte de su madre. Agner era una persona con inquietudes artísticas, que pintaba, hacía música y fue una gran jardinera. Su mejor amiga fue María Estuardo II, reina de Inglaterra y Escocia. Durante el invierno la familia vivía en La Haya en una bella mansión en el centro de la ciudad, donde Johan Hendrick tenía una importante colección de arte. Poseía varias pinturas de Rembrandt y Jan Steens, así como una gran biblioteca, que ahora se encuentra en Twickel. Su madre, que había muerto muy joven, había aportado a la familia el castillo de Twickel, y durante el verano la familia residía allí con frecuencia.

Así pues, además de su riqueza y alta posición por su poder político e influencia, la familia vivía en una atmósfera de arte e inspiración. Como su hermano mayor Johan Hendrick nunca se casó, Unico Willem heredó las posesiones de la familia, aunque tuvo que vender la mayor parte de las pinturas de su hermano. a pesar de su educación musical y su devoción por la música, Unico Willem no se dedicó a la carrera musical. Varios condes de la época formaban parte del cuerpo diplomático: Unico se convirtió en diplomático sucediendo a su hermano mayor, y estuvo activo desde 1720, cubriendo puestos de alta responsabilidad militar, comercial y diplomática, siendo muy respetado en Francia como diplomático y como músico.

Se cree que Unico Willem compuso sus Concerti Armonici en La Haya, donde podía tocarlos con sus amigos, incluyendo el violinista/editor/empresario Carlo Ricciotti (1681-1756), y su amigo y dedicatario de los conciertos, el Conde van Bentinck (1704-74)

Ricciotti tambien era conocido como Charles Bachiche, y era apodado Bacciccia. Trabajando en La Haya, Ricciotti perteneció a una compañía de ópera italiana entre 1720 y 1725, llegando a ser eventualmente su director. En 1740 le fue concedida un permiso para imprimir seis conciertos, que aunque fueron publicados de forma anónima, sabemos ahora que son los Concerti Armonici de Unico Willem. Más adelante, en 1755 fueron publicados por el impresor-editor de Londres John Walsh, y siendo sin duda de la opinión de que los conciertos anónimos no eran suficientemente comerciales, se le ocurrió atribuirlos a Carlo Ricciotti, añadiendo así más confusión a los musicólogos posteriores.

Los dos hijos de Unico Willem disfrutaron del mismo entorno y del mimo tipo de educación que su padre, rodeados de arte y musica, y con el beneficio de los mejores profesores de música. Su hijo Jacob Jan escribió una ópera para su amante, una cantante de ópera francesa, basada en el texto de una famosa dama: Belle van Zuylen. Parece ser que Unico Willem lamentó mucho que Jacob Jan no se casara con esta dama.

Tras la publicación de los Concerti, muchos amigos y músicos adivinaron la identidad de su compositor, dando la idea que no sería apropiado para un personaje de su posición aparecer como compositor. Sin embargo, la época se caracterizó por el florecimiento artístico: los príncipes y la nobleza recibión clases de música y llegaron incluso a componer. Así pues, para encontrar la única razón por la que el compositor no quería ser identificado, tenemos que considerar su reticencia y humildad personal. Como el mismo compositor dejó escrito: "algunos son tolerables, otros mediocres, otros deplorables..." Sin embargo los oyentes pueden tener una opinión diferente.

Nota de Michael Meacock, que agradece a Louise van Wassenaer sus aportaciones sobre la historia de la familia.
Traducción: JuanLuisGarcía